Encuentro con el autor…

noviembre 22, 2016

Lectura de poesía a cargo de  MIGUEL MINGOTES. Escritor y poeta.

Organizado por el Taller de Creación Literaria de la Biblioteca Municipal de El Llano

Miércoles, 23 de noviembre, 19:30 h., en el Centro Municipal Integrado de El Llano de Gijón.

 

miguel-mingotesMiguel Mingotes

Escritor nacido en Gijón en 1958, conocido por su sección semanal Coses míes en el diario El Comercio.

En colaboración con otros artistas (Camín, Javier del Río, José Arias, Jimena Rodríguez), Mingotes ha publicado inclasificables piezas en las que se dan cita la poesía, la ironía y su plasmación gráfica: Favila, Cinco números de circo, Fangio, Candás, Cua, Oraciones, Pájaru… son sólo algunas de ellas, entre otras y muy diversas iniciativas e intervenciones. En 1999 y el 2006, con el título Ocurrencies, realizó dos exposiciones en el Museo Evaristo Valle de Gijón con sendos catálogos publicados por Ediciones Trea. Asimismo, en la Galería Cornión ha participado en diversas exposiciones colectivas y llevado a cabo otras individuales, como Mingotes Sur Mer De (2006) y Coses de la playa (2009).

En noviembre del 2004, Ediciones Trea publicó su Poesía; en el 2008, Poesía (2004-2008), y en el 2012, Poesía (2008-2012).

 


Texto de Asun.

junio 12, 2016

 

                                       

                                     LA TEJEDORA

 

Antes de la galerna, en esta playa, con el solsticio del verano ya a la puerta,  los vecinos amontonábamos los trastos viejos, las antiguas rencillas,  la mesa rota del recibidor, las inquietudes, los catones y cartillas de la escuela,

las envidias, la silla desvencijada de la abuela…

Todo era útil para atizar el fuego que anunciaba la huida del invierno y la despedida de la primavera.

Por el contrario, los deseos que aún estaban por lograr,

se escribian sin faltas y con buena letra en papeles pequeños,

muy bien doblados, que luego se guardaban en el oscuro bote del café, situado en la última balda de la alacena, hasta el año siguiente.

Si no se hacía así, no se cumplía nada.

 

Cuando la lumbre estaba en su esplendor, y las llamas rojizas llegaban casi al cielo, era el momento de tomarse de la mano, alrededor del fuego.

Luego venian las canciones al verano,  a los duendes y a toda la mitología de los alrededores. Bebíamos champán y se comía la deliciosa coca de chicharrones.

La noche de S.Juan era una gran fiesta pagana para todos, sin santos ni perdones, sin rezos ni uniformes.

Ya muy tarde, eran casi las dos de la mañana, oimos los gritos de Julieta, la anciana curandera, un poco bruja, sanadora de catarros y autora de pociones amorosas, que llegaba por el camino del molino anunciándonos la cercanía de la tempestad.

 

Volamos hacia la Plaza Nueva en el pico del pueblo. Mil nubes negras avanzando detrás, la lluvia que arreciaba en un diluvio y las olas tragándose la hoguera.

Arriba un silencio aplastante nos llevó a nuestras casas, nadie hablaba, menos

Paquito el de María, que reclamaba entre hipos su desaparecido caballo de cartón.

 

La mañana siguiente, la playa  estaba al lado del camino, justo a la entrada de

la Tejedora, la fábrica textil que alimentaba al pueblo.

El mar trepó por sus paredes, subiendo por las escaleras

hasta casi el dintel de la puerta principal,

la hornacina vacía, y la figura de  María Bailarina, amante según dicen de D. Pascual, el primer dueño de La Tejedora, desaparecida en las profundidades.

 

Cuando llegó el sol, el buen tiempo de nuevo y la marea baja,

la mar salada, un metro menos de alta pero sin  pensar en descender,

nos permitió pasar a los talleres.

A simple vista, todo estaba en su lugar.

 

Tarea para el viento, la de secar pedales, viaderas, ruecas y algunas lanzaderas.

 

Después, comprobados los telares, las urdimbres, los lizos y  las tramas, los tintes y colores, en cuatro días se volvió al trabajo con cada componente   en su lugar.

 

—Esto ha sido cosa de Julieta —murmuró sonriente— Manuel el capataz, concluyendo, que la galerna de la noche anterior había sido provocada por Julieta con la ayuda de Maria Bailarina, que aburrida de tanto estarse quieta en la hornacina, deseó en silencio algo de movimiento y así,  poder bailar ella también alrededor del fuego, y requerir a las Xanas de la zona sus derechos de vecina centenaria en aquel pueblo: el primero bailar con los demás, y luego, salir de su silencio pétreo, cuando fuera preciso o deseado.

 

Desde entonces, en La Tejedora se ha vuelto a oir el  susurro de las urdidoras y el traquetreo de  viaderas y pedales, han vuelto aparecer las plantas tintoreras, madejas teñidas con arándanos azules, con cáscaras naranjas de cebolla, el rosado profundo de la remolacha y el verde oliva oscuro de las espinacas, secándose en tendales arco iris a merced de los vientos.

 

En su casa, Julieta con sus gatos y varios pucheros hirviendo en la cocina, por fín ya no habla sola.

 

En un hueco entre platos, teteras y atados de hibisco y yerbabuena, está  María bailarina, que flotando en las aguas del océano, llegó hasta la casa de Julieta y allí se quedó, feliz de no volver a acatarrarse con lluvias y corrientes.

 

Y en el pueblo, ya libres de malas intenciones y de envidias, con La Tejedora otra vez en movimiento y el agua del mar en paz —por el momento— se disponen a preparar la hoguera, esta vez en las orillas del río Casalobra que allí en la noche de S. Juan, también existen la magia de los duendes y los astros ..y los cuentos.

Asun Valbuena. Junio 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Poema de Victoria.

junio 10, 2016

Temblores

 

Aislada en   infinidad  de soledades,

 

agazapada entre frías penumbras

 

y  sobrecogidos   miedos.

 

Perfiles ascendentes, aguzados,

 

que prolongándose   desafiantes,

 

van rasgando,  trazando nuevas sendas,

 

perforando  mil  barreras,

 

tratando  de absorber

 

entre la tupida lluvia de estrellas,

 

el ansiado resplandor, que,

 

bruñendo  duras  asperezas,

 

aclare oscurantismos,

 

ahuyente  viejos temblores,

 

contagie con  la misma  flexibilidad

 

del cimbreante trigo en la llanura,

 

a la  rigidez  de los inexorables.

 

Victoria C. Carrera

 

 


Poema de Sonia.

junio 9, 2016

Flores insólitas.jpg; Otras visiones en el arte_La visita


SESIÓN DÍA8 DE JUNIO.

junio 8, 2016

Hemos pasado una tarde estupenda. Gracias a María por su detalle. Y gracias a todos por vuestros fantásticos poemas que espero podamos colgar en el blog.

Robert de Montesquiou es el paradigma del dandi a caballo entre el siglo XIX y XX. En la presentación podréis consultar su biografía.

FLORES INSÓLITAS 15 MONTESQUIOU

Montesquiou,_Robert_de_-_Boldini

El ejercicio, que ya será el del verano:

FLORES INSÓLITAS EJERCICIO MONTESQUIOU 15

Baudelaire es otro ejemplo de dandi, el llamado poeta maldito, que nos dejó en uno de sus libros “Las flores del mal” estos versos:

“Tendremos lechos llenos de ligeros olores

divanes tan hondos como tumbas,

y en los estantes flores insólitas,

abiertas para nosotros bajo cielos más bellos.”

índice

Aquí os dejo un esbozo de su biografía.

FLORES INSÓLITAS 16 BAUDELAIRE


Sesión día 18 de mayo.

mayo 18, 2016

Hemos pasado una tarde estupenda gracias a la compañía de Pachi Poncela.

crónica negra

La próxima reunión será el día 8 de junio, en esa sesión leeremos los poemas que habéis escrito a propósito de la imagen de Khnopff.


Sesión día 4 de mayo.

mayo 5, 2016

El uso correcto de la lengua es una cuestión que nos interesa y preocupa, en esta sesión surgió la duda del uso de los pronombres para evitar el leísmo y laísmo.

Este enlace nos puede servir de ayuda:

http://www.rae.es/consultas/uso-de-los-pronombres-los-las-les-leismo-laismo-loismo

Hemos conocido al artista belga Khnopff y sus inquietantes pinturas dotadas de una atmósfera tensionada , unas imagenes cargadas de elementos simbólicos de difícil interpretación.

1024px-Fernand_Khnopff_-_I_lock_my_door_upon_myself

Cierro la puerta tras de mí, 1898

des caresses 1896

Des caresses, 1896.

en ecoutant du schumann 1883

En ecoutant du Schumann, 1883

tentación de san antonio 1883

Tentación de San Antonio, 1883

El próximo día de taller, 18 de mayo, vendrá a visitarnos el comunicador Pachi Poncela.

Leeremos estos ejercicios el 8 de junio. El ejercicio consiste en escribir un poema basándose en esta imagen de Khnopff:

una ville abandonnée 1904